Vertigo: el vértigo cervical

¿Que es el vértigo cervical?

Desde Fisioterapia NOVA quiero hablarles hoy del vèrtigo cervical:

El vértigo cervical es un síndrome multisensorial al que nos enfrentamos los profesionales de la salud todos los días.

El Diccionario Médico Ilustrado de Dorland define el vértigo como una ilusión de movimiento; una sensación como si el mundo externo estuviera girando alrededor del individuo (vértigo objetivo), o como si el individuo estuviera girando en el espacio (vértigo subjetivo).

Incidencia

Se estima que la incidencia del vértigo cervical oscila entre el 20 y el 58% en pacientes que hayan sufrido traumas cervicales, cefálicos o latigazo cervical.

 

Fisiopatología

A pesar de los numerosos y exhautivos estudios neuro-otológicos que se han realizado hasta la fecha,  a día de hoy los mecanismos fisiopatológicos del vértigo y del mareo asociado al latigazo cervical siguen sin estar claros.

Se proponen varias teorías para explicar este síntoma:

 

  • Disfunción simpatica: Los nervios simpáticos regulan el flujo sanguíneo de la circulación posterior, incluidos los vasos sanguíneos del oído interno y la entrada anormal del nervio simpático cervical puede producir vasoconstricción reflexiva en el sistema vertebrobasilar y la isquemia del oído interno, lo que provoca vértigo o mareos.

 

  • Vértigo cervical propioceptivo:  La entrada aferente anormal al núcleo vestibular de los receptores dañados de la articulación en la región cervical superior podría alterar los núcleos vestibulares del tronco encefálico, dando como resultado vértigo cervical.

 

  • Vértigo rotatorio por la arteria vertebral (síndrome bowhunter) : La oclusión o insuficiencia de la arteria vertebral durante la rotación cefálica puede provocar una disminución del flujo sanguíneo a través de la arteria celebelosa inferior posterior, dando lugar a vértigo y a insuficiencia vertebrobasilar

 

  • Vértigo cervicogénico asociado a la migraña : Las conexiones recíprocas entre los núcleos vestibulares y el núcleo caudal del trigémino pueden proporcionar un mecanismo en el que las señales vestibulares influirían en las trayectorias del trigémino, ampliamente relacionadas con el procesamiento de la información vestibular y trigeminal durante los ataques de migraña. Una activación similar de la ruta del trigémino cervical dio lugar a la migraña y luego dio lugar a vértigo cervical.

 

¿Pero cómo diferenciamos el vértigo cervical de los demás vértigos?

Para determinar si un paciente tiene potencialmente vértigo cervical, el paciente debe tener un historial de patología del cuello y también experimentar mareos que tienen una estrecha relación temporal con el inicio de los síntomas de la columna cervical. No se debe considerar el mareo cervicogénico si el paciente no tiene dolor de cuello. Los síntomas causados por el vértigo cervical deben ser exacerbados por movimientos que provocan dolor de cuello y deben disminuir con intervenciones que lo alivien. Es imprescindible obtener un historial minucioso del paciente como primer paso en el proceso de diagnóstico para identificar señales de alarma, comenzar a descartar patologías competitivas y priorizar en las patologías que mejor se ajustan a la descripción del inicio, los signos y los síntomas. La duración de los síntomas de vértigo puede variar de días a meses o años. Cada episodio de mareo generalmente dura de minutos a horas. La información importante para buscar pacientes con mareos y dolor de cuello incluye la presencia de factores de riesgo cardiovascular, antecedentes de migrañas, síntomas de tinnitus o plenitud auditiva, oscilopsia y síntomas exacerbados por el esfuerzo, cambios posicionales, ambientes ocupados o actividades específicas. La naturaleza de los síntomas del paciente puede ayudar a determinar la causa del mareo.

 

Hay numerosas causas vestibulares de mareo con presentaciones características que pueden ayudar a distinguir cada una del vértigo cervical.

La enfermedad de Méniére;

Vértigo Parossistico Benigno;

Patologias inflamatorias o bacterianas del oído interno( labirintitis, inflamacion de la coclea ecc.);

Migrañas vestibulares;

Insuficencia de la arteria vertebrobasilar(por dissección, spasmo o compressión);

Etc.

 

Sin embargo, el mareo cervicogénico generalmente no se acompaña por tinnitus ni por una pérdida de audición.

 

No hay pruebas clínicas o de laboratorio definitivas para el vértigo cervical y, por lo tanto, es un diagnóstico de exclusión. Puede ser difícil para los profesionales de la salud diferenciar el vértigo cervical de otros trastornos vestibulares y vasculares.Se requiere de un alto nivel de habilidad y una comprensión profunda de las pruebas y medidas adecuadas para controlar con precisión o descartar diagnósticos competitivos.

Espero haya sido de su interés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *