Lumbago y diagnóstico por imagen

Soy Enrico Balduini y desde Fisioterapia NOVA quiero hablarle hoy de la relación entre lumbago y las pruebas de imagen.

Lumbago y su relación con la pruebas de imagen

El lumbago, tambièn llamado dolor de cintura o lumbalgia o ciática,  hace que el estudio por neuroimagen de la columna sea uno de los más frecuentemente solicitados. El uso indispensable de la columna, sumado a los múltiples factores intrínsecos y extrínsecos que afectan su funcionamiento, son los agentes que influyen en la aparición de las principales patologías mecánicas del raquis, como es el caso del dolor lumbar, presentado generalmente en el disco intervertebral L5/S1.

El dolor en la región inferior de la espalda tiene un impacto significativo sobre los costos de atención de los pacientes, en particular en los Estados Unidos. Algunos autores estiman que hasta 80% de los adultos tienen lumbago en algún momento de su vida, y que tan sólo un pequeño porcentaje de casos es debido a la hernia discal.

Este dolor pero puede tener distintas causas. En qué medida nos ayudan las pruebas de imagen (radiografía, resonancia magnética…) a identificar estas causas y por tanto a dar mejor solución al lumbago desde estos hallazgos?

¿Qué causa el dolor?

“El porcentaje de lumbagos en los que el dolor está causado por un daño estructural verdadero con correlación clínica con el mecanismo que causa el dolor e incapacidad no llega a un 20%. En el  resto, el dolor sería causado por cambios en la función de origen inespecífico como:

  • Control motor alterado: ya desde hace tiempo en la biliografía se afirmaba que está claro que la coordinación de la musculatura de toda la región lumbopélvica es vital para generar una correcta estabilidad mecánica espinal, durante posturas estáticas mantenidas o actividades dinámicas. Este principio se llama control motor y se puede definir como la capacidad de regular y dirigir los mecanismos esenciales para el movimiento. Hay modelos en la literatura que ilustran los mecanismos de como un control motor alterado puede ser una posible causa del dolor lumbar.  Hace 20 años, una serie de estudios de Hodges y Richardson demostraron como para estabilizar la columna lumbar fuese esencial una contracción anticipada del músculo transverso del abdómen, lo que ha llevado a énfatizar durante la rehabilitación en programas de fortalecimiento de este músculo a veces olvidado.
  • Cambios en el patrón de movimiento entre cadera, sacro-iliaca y lumbar con puntos gatillos activos musculares y fallos posicionales articulares (por ejemplo, acortamiento de la musculatura flexora de cadera y fatigabilidad aumentada de la musculatura glutea con activación de PGM y su patrón de dolor referido (pseudo-ciáticas, dolor en la cintura, nalga, muslo y pierna)).
  • Irritación de los tejidos intracapsulares y/o extracapsulares (ligamentos, disco, etc.) por una mala distribución de fuerzas durante cambios posturales, o posturas mantenidas.

 

Dentro de las causas primarias encontramos: enfermedades inflamatorias, infecciones, rotura interna del disco intervertebral, hernias, protrusiones, estenosis del canal vertebral, espondilolistesis, artrosis etc. Esto sería ese 10-20% que siempre que aparece causa dolor y lo causa de forma parecida (Dolor mecánosensible con correlación clínica directa).

 

Hay que tener en cuenta que el envejecimiento normal es un complejo proceso fisiológico que abarca varios grados de cambios anatómicos macroscópicos y bioquímicos en todo el complejo vertebrodiscal. Es discutible si puede o debe distinguirse entre envejecimiento y degeneración discal. Lo que es seguro es que en personas asintomáticas se presentan normalmente alteraciones en resonancia magnética secundarias al envejecimiento, tanto en los discos intervertebrales como en los cuerpos vertebrales, como: disminución del volúmen discal, artrosis, espondilolistesis, etc..

Los estudios previos de autopsia, así como la mielografía, la tomografía computarizada (TAC) y la resonancia magnética nuclear (RMN), han mostrado anomalías en un número considerable de personas sin dolor de espalda. Un estudio reciente que utilizó RMN encontró una alta prevalencia de hernias discales en personas asíntomaticas. En otro estudio se mostra como respecto a la RMN (Resonancia Magnética Nuclear) en concreto, aproximadamente el 40% de la población asíntomatica (es decir, sin dolor) presenta alteraciones. Hernia y protrusión discal se observan con igual frecuencia en pacientes con lumbalgia y personas sin dolor y sólo son relevantes si hay signos de compresión radicular (es decir, que se ve afectada la raíz nerviosa). Además en el 90‐95% de los pacientes con implicación discal, el dolor se resuelve en 3‐4 meses. En la mayoría de los casos tienen un pronóstico favorable.

 

En Fisioterapia NOVA estámos especializados en evaluarle a través de una localización específica de las varias estructuras que completan el sistéma lumbopélvico e individuar y tratar adeguadamente el segmento o tejido de origén de los síntomas.

 

¡Espero haya sido de sú interés!