Fascitis plantar: ¿Qué es y cómo se trata?

Soy Enrico Balduini y desde Fisioterapia NOVA quiero hablarle hoy de la Fascitis Plantar.

La fascitis plantar es la causa más frecuente de talalgia y constituye la causa más frecuente de consulta  médica por patología del pie (15-20%). En el 80-90% de los casos es un cuadro autolimitado, con una duración de 6-18 meses. Este largo periodo de tiempo hasta su resolución hace que su manejo sea, a menudo, frustrante tanto para el médico como para el paciente.

ANATOMÍA

La fascia plantar es una aponeurosis fibrosa compuesta de múltiples capas que forman una banda de forma triangular con vértice posterior. Se origina en la tuberosidad anterointerna del calcáneo con una morfología gruesa y estrecha, y se extiende distalmente haciéndose fina y ancha, dividiéndose en cinco bandas digitales en las articulaciones metatarsofalángicas, que se subdividen distalmente: la cintilla superficial se mezcla con el ligamento transverso mientras que la profunda se inserta en la vaina del flexor y en la base de la falange proximal.

 

ETIOLOGÍA

La causa exacta de la fascitis plantar es incierta. Con el aumento de la edad, los cambios degenerativos en el tejido adiposo, así como la reducción gradual en el contenido de colágeno y agua en el tejido  ribroelástico, son los hallazgos más constantes. Este proceso degenerativo puede explicar en parte

el dolor en la región del calcáneo. Otra causa posible implica el “efecto Windlass”. La dorsiflexión

de los dedos provoca una tracción distal de la fascia plantar a la altura de la cabeza de los metatarsianos. Esta tracción eleva el arco longitudinal tensando el origen de la fascia plantar, con lo que provoca dolor a este nivel.

 

PREVALENCIA y FACTORES DE RIESGO

La prevalencia de esta patología en la población general se estima entre un 3,6% y un 7%, y representa en torno al 8% de las lesiones relacionadas con la práctica deportiva, especialmente la carrera. El pico de incidencia se encuentra entre los 40 y los 60 años. En esta franja de edad, los pacientes suelen presentar hipotonía muscular que degenera en un aplanamiento plantar, y un descenso de la capacidad de regeneración tisular. Los estudios son inconsistentes con respecto a la asociación entre género y fascitis plantar. Se produce con mayor frecuencia en personas que trabajan en bipedestación prolongada y en deportistas. Las causas etiológicas más reconocidas son: aumento de la actividad, periodo de bipedestación mayor de 8 horas diarias, diversas alteraciones biomecánicas, obesidad, realización de movimientos bruscos y repetitivos, preparación física inadecuada y uso de calzado inadecuado. El sobreuso es la causa más frecuente de fascitis plantar en pacientes deportistas, especialmente en la práctica de la carrera, la cual produce microtraumatismos que afectan al colágeno tisular y no permite su regeneración. Aunque aparece en todos los tipos de pies, se cree que existe una mayor predisposición a su aparición en los pies

pronados. El pie cavo también puede ser causa de fascitis plantar, por un aumento de la tensión de la fascia plantar, lo que favorece su inflamación. El pie equino, por el acortamiento de la musculatura posterior de la pierna, también predispone a su aparición. En casos de asimetrías en la longitud de las extremidades, puede aparecer tanto en la extremidad corta como en la larga. Existe un mayor riesgo de persistencia prolongada de los síntomas en pacientes con sobrepeso, compromiso bilateral y cuando se produce un retraso antes de buscar atención médica.

SÍNTOMAS

El síntoma clásico de la fascitis plantar es la talalgia, un dolor insidioso en la región plantar del talón a la vuelta al movimiento después de periodos prolongados de reposo o dolor durante la estación estática o el movimiento prolongados en el tiempo. El dolor más importante se produce por la mañana durante los primeros pasos, al inicio de la actividad, y disminuye con el calentamiento de la zona, aunque un sobreesfuerzo puede provocar la reaparición de los síntomas. El dolor puede aparecer con la bipedestación

prolongada. Algunos pacientes refieren dolor al forzar la extensión de los dedos. Esto es conocido como “test Windlass”, cuya positividad es sugestiva de fascitis plantar3. La palpación del origen de la fascia plantar en la tuberosidad anterointerna del calcáneo produce un dolor agudo que reproduce el dolor característico.

 

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico de la fascitis plantar es fundamentalmente clínico. Las radiografías revelan un espolón calcáneo en aproximadamente el 50% de los pacientes, pero la significación de este hallazgo es incierta.

El diagnóstico diferencial se basa en la distinción entre estas patólogias:

  • Entesopatías inflamatorias Unilateral o bilateral.
  • Síndrome del túnel tarsiano
  • Atrapamiento de la 1.ª rama del nervio plantar lateral
  • Radiculopatía L5-S1 Irradiación dolorosa hacia la cara externa de la pierna.
  • Neuropatía diabética
  • Fractura de estrés de calcáneo
  • Apofisitis calcánea (enfermedad de Sever)
  • Bursitis Dolor en parte posterior del calcáneo acompañada de tumefacción y eritema
  • Tendinitis de flexor de primer dedo
  • Aplanamiento mecánico del arco plantar durante la carga
  • Inflamación del almohodillado graso

TRATAMIENTO

Una vez acabado el diagnóstico diferencial en Fisioterapia NOVA elegimos su tratamiento específico basado en los avances de la evidencia científica, que se identífica en el insieme de:

  1. Corrección de la pisada;
  2. Técnicas de terapia manual para equilibar el movimiento articular del complejo de tobillo/pié(muy buena evidencia científica);
  3. Mejorar el deslizamiento de los compartimentos musculares y fasciales;
  4. Tratamiento conservador o con punción seca de los PGM y estiramientos específicos de la musculatura implicada.

 

¡Espero haya sido de sú interés!